Cruz de Rubalcaba

 

La Cruz de Rubalcaba es un majestuoso crucero sin parangón en Cantabria. Su origen está fechado en 1712, cuando se construyó como un pilar con el escudo de armas de las familias de Miera, Velasco, Agüero, Riba y Rubalcaba. El soporte lo conforman dos figuras humanas y se encuentra coronado por un Cristo crucificado.

Como señala Amós de Escalante, «alto, muy alto el blasón, pero más alta la Cruz». En la fachada de la casa se repiten estas armas, sostenidas en dos leones. González Echegaray describió el escudo como sigue: «Escudo cortinado y cuartelado, con dos leones por soportes y gran cantidad de amores, máscaras, tritones y lambrequines por adorno. 1) Dos castillos donjonados y dos árboles surmontados de luceros, colocados en forma alterna. Armas de Miera. 2) Torre de cuya ventana sale una dama, y un guerrero lanceando una sierpe, acompañado de dos perros. Armas de Rubalcaba. 3) Siete órdenes de versos. Armas de Velasco. 4) Torre sobre la que luchan dos grifos, apoyados en sendos árboles uno a cada lado de la torre. Armas de Riba. 5) En el mantel, banda acompañada de tres órdenes de veros, corona y sobre ella lucero, y un grifo rampante. Armas de Agüero».

El aspecto que más se ha puesto de relevancia sobre la arquitectura de la casona es el modo en que la casa se vincula al trazado del camino, el antiguo paso hacia Castilla por el puerto de Lunada que, no conviene olvidar, era en aquel tiempo la primera alternativa de comunicación moderna con la meseta. El afán por llamar la atención del caminante sobre los valores del edificio, su marcada tendencia a mostrar mayor relevancia hacia el paso del antiguo Camino Real, genera un cierto desequilibrio arquitectónico. Es en esa parte de la casa hacia donde asoma la fabulosa y novedosa ventana en esquina rematada en venera, en donde el muro se realiza en buena sillería, y donde el cierre de la finca presenta también la Cruz de Rubalcaba.

Cruz de Rubalcaba