Iglesia Parroquial San Juan Bautista

Aunque el interior de esta iglesia data de 1703 según se puede apreciar en uno de los rosetones de la bóveda del altar mayor, no fue enteramente construida hasta finales del siglo XVII y principios del XVIII. Esto se debe a que, posiblemente, la iglesia se construyera sobre un tempo anterior de estilo románico y dimensiones mucho más pequeñas. Aún se aprecian restos de esta época en el arco de la puerta lateral.

Como característica de la época presenta la planta de cruz latina cuyos tramos se revisten con bóvedas de crucería y espléndidas bóvedas de combados. Su construcción es muy sencilla, se entrega a una sola nave con un marcado crucero. A los pies se alza una espadaña repartida en dos cuerpos también característica de la época. La portada, aunque con apariencia románica, fue construida con su actual estructura.

Iglesia Parroquial San Juan Bautista

Posee un escudo forjado, timbrado por yelmo, con dos leones por soporte, que apoyan sus patas sobre las cabezas de dos sirenas, y que representan las armas de Miera y Arce.

En su interior conserva toda su imaginería original en cinco retablos del siglo XVIII, entre los que destaca el mayor, de orden salomónico con dobles columnas en la calle central y excelentes tallas de San Juan Bautista, San Pedro, San Pablo y Calvario en el ático. Entre los laterales destacan el de San Francisco, San Antonio, San José y la Virgen del Rosario.