Palacio Elsedo

El Palacio de Elsedo es una de las obras barrocas más representativas de la región. El Conde de Torrehermosa construye este palacio en los primeros años del siglo XVIII con una planta es irregular y compleja y varias edificaciones unidas, que mantienen en algunos casos su independencia.

Presenta cuerpo de dos pisos sobre arquerías, dos torres, una de cuatro pisos con esquinal cilíndrico con forma de cubo y otra de tres pisos, octogonal, con chaflanes de pilastras acanaladas.

La fachada cuenta con un pórtico precedido de dos arcos de medio punto sobre columnas de orden toscano. El barroquismo, aún incipiente, viene aquí dado por la profusión de molduras en los marcos de las ventanas del piso noble. Conserva las gárgolas de tradición gótica en la cornisa, que aparece rematada por un antepecho de hierro de forja que se sostiene en pilastras rematadas en pináculos platerescos.

La capilla presenta planta de cruz latina, cabecera poligonal y bóvedas de crucería, aunque quizá el rasgo más relevante destaca en el exterior: la bicromía de la sillería almohadillada, seguramente en respuesta al afán ostentoso del siglo XVIII. En su interior alberga obras de arte moderno.

Palacio Elsedo